Modelos de posa-botellas

Cómo elegir un buen botellero

Botellero // Wine Rack

Los botelleros están de moda. Cada vez es más frecuente que las personas incorporen en sus cocinas pintorescas bodegas, ya que son tan útiles como agradables a la vista.

Es por esta razón que el concepto de vinoteca se ha ido transformando con el correr del tiempo, por el simple hecho de que actualmente cualquier individuo puede tener una en su vivienda. Es importante considerar que es posible encontrar botelleros de todo tipo, e incluso algunos permiten mantener las bebidas en las mejores condiciones de conservación gracias a que cuentan con la última tecnología.

Las bodegas tienen una apariencia que se adapta perfectamente al resto del mobiliario de un hogar, ya que los diseños más tradicionales lucen como una especie de nevera o pequeño armario. No obstante, existen modelos sumamente originales que no tienen nada que ver con los botelleros corrientes, los cuales se constituyen como las opciones ideales para aquellos individuos con mucha personalidad y creatividad a la hora de decorar una casa.

Como en el mercado existen demasiadas alternativas entres las cuales el cliente puede seleccionar, a continuación pondremos a disposición de los interesados en adquirir un botellero una especie de guía en la que agrupamos consejos valiosos para saber elegir una buena bodega.

Hay dos cuestiones fundamentales que hay que considerar a la hora de comprar un botellero: el presupuesto con el que se cuente y el espacio del que se disponga dentro de la vivienda. Lo bueno es que se trata de asuntos sumamente fáciles de resolver, ya que cada persona conoce muy bien su situación.

Lo más recomendable es inclinarse por un botellero elaborado en cemento o a base de ladrillos vistos. También hay otras opciones más económicas, pero que no dejan de ser realmente buenas. Se trata de los botelleros de plástica o madera, los cuales se pueden conseguir por módulos. Su ventaja principal es que puede crecer a medida que también aumente la cantidad de botellas del usuario.

Si eres lo suficientemente hábil y te gustan las manualidades, en vez de comprar un botellero puedes hacerlo por tu cuenta. Las alternativas para elaborarlo son ilimitadas, como por ejemplo en base a unos tacos de madera de 30 centímetros de largo por 4 centímetros de lado, los cuales se unen a través de unas barras del mismo material de 8 milímetros de diámetro y 10 centímetros de largo.

Un dato valioso a considerar tiene que ver con evitar los anaqueles de metal, por el simple hecho de que transmiten mucho calor. Dejando eso de lado, al momento de adquirir o elaborar un botellero, sólo hay que dejar volar la imaginación y la creatividad.